Directora MOVYT en taller previo a COP 25 cuestionó papel transformador que se le adjudica a la electromovilidad

A dos meses de la realización de la COP25 a desarrollarse en nuestro país, el martes 1 de octubre se llevó a cabo el taller “Rumbo a la COP25: Comunicando desde la ciencia, taller para periodistas y comunicadores”, para apoyar y facilitar la labor de estos profesionales, poniendo a su disposición información, evidencia, fuentes y herramientas de manera de contribuir a la mejor comprensión ciudadana sobre la crisis climática y la importancia que supone la realización de la COP25 en nuestro país.

Llevado a cabo en la Auditorio de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, el evento fue impulsado por el Centro para el Impacto Socioeconómico de las Políticas Ambientales (CESIEP), Center of Applied Ecology & Sustainability (CAPES) y la Iniciativa Científica Milenio.

El taller estuvo dividido en tres módulos: Impactos de la crisis climática, COP25 Y respuestas ante la emergencia y el workshop “comunicando desde la evidencia”.

En su presentación, enmarcada dentro del “Primer Módulo: impactos de la crisis climática”, donde destacados expertos del mundo de la ciencia y la academia entregaron las perspectivas desde sus áreas acerca de este fenómeno, Paola Jirón abordó tres ejes ámbitos fundamentales que se desprenden de la relación entre movilidad y cambio climático: movilidades por cambio climático, movilidades de larga distancia y movilidad urbana.

El primer eje se refiere a cómo los fenómenos naturales derivados de este cambio en el clima tendrán implicancias en desplazamientos de la población. “Ya es posible ver a personas que se ven obligadas a irse porque no hay posibilidades de empleo en lugares que tienen problemas ambientales severos”, explica Jirón. Sequías, inundaciones y aumentos en el nivel del mar son algunos de los factores que detonan las migraciones tanto internacionalmente como dentro de un mismo país.

Processed with VSCO with a1 preset

“Si no se modifican nuestras formas de producción, es imposible pensar que no continuarán las migraciones al interior del país”, afirmó la directora de MOVYT, haciendo referencia a la explotación sostenida de recursos que ciertas zonas del país llamadas “zonas de sacrificio” (lugares que padecen depredación producto de la devastación industrial, con efectos perjudiciales graves al Medio Ambiente). “No es suficiente regular las emisiones de CO2, sino que es necesario mirar los cambios estructurales que requiere el sistema”.

Sobre el eje de las movilidades a distancia (conmutantes), Jirón hizo hincapié en la necesidad de mejorar las condiciones de vida en lugares como las minas en el norte de Chile y así evitar que las personas se vean obligadas a realizar viajes de cientos de kilómetros que generar grandes cantidades de contaminación “hay que cuestionarse qué es lo que vamos a hacer con los desplazamientos cotidianos que tenemos todos los días”.

Posteriormente, se refirió a las múltiples movilidades que se viven en la ciudad, una pensada para el desplazamiento de hombres hábiles. Jirón planteó su visión crítica con las medidas que hoy en día se realizan en materia de movilidad en la ciudad, y puso énfasis en que no existe una visión relacional para enfrentar el problema, sino que se atacan problemáticas individuales. En este ámbito, cuestionó el papel transformador que se le adjudica a la electromovilidad enfocada el reemplazo de buses a petróleo en el transporte público por unos eléctricos, ya que sólo forman un porcentaje menor de los vehículos que transitan por las calles y una mayor flota de ellos, sin pensar en medidas que incentiven su uso, producirá un inevitable aumento de la congestión vial en la ciudad.

“Las baterías de litio (que se ocupan en los automóviles y buses eléctricos) vienen del norte de Chile desde un sistema productivo que no es sustentable a largo plazo. Las baterías duran seis u ocho años”, mencionó Jirón ejemplificando este enfoque fragmentado de las políticas actuales que no consideran el panorama completo.

Finalmente, hizo un llamado a que las acciones y políticas que integren los campos de existencia de las personas en sus relaciones con otras y sus territorios, repensar como habitamos el planeta sustentablemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *